4 de mayo de 2008

La adversidad que nos hace cada día más fuertes

Las adversidades, con frecuencia están en nuestra vida y por instinto tendemos a rechazarlas. Sin embargo en cada una de ellas podemos aprender mucho a cerca de nosotros mismos, ya que se comportan como espejos de nuestras debilidades y fortalezas. Si miramos atentamente cada circunstancia que vivimos, nos daremos cuenta de todo lo que tenemos dentro, de todas las capacidades no reconocidas y de todas las limitaciones en las cuales necesitamos trabajar.

La única forma en que vamos creciendo es a través del encuentro con las adversidades de la vida. Ellas nos hacen tomar conciencia de lo que podemos hacer en esta vida. Podemos mirarlas como algo que nos destruyen o como algo que nos construyen. Si las aprovechas para construirte veras que cada vez eres mas grande y aquello que un día te tenia casi destruido, ahora no es más que un simple problema, pues creciste te hiciste más grande. No es el tamaño del problema lo importante, es el tamaño de nosotros mismos. Tenemos el control sobre el tamaño de nuestro interior y no sobre el tamaño del problema.

Mantenerse de pie interiormente es el poder más grande que la vida nos dio, pues a pesar de las circunstancias y adversidades que te toquen vivir, siempre podrás elegir estar de pie interiormente. Si no permites que nada se quede como una herida, te encontrarás continuamente renovándote a ti mismo, así como un niño queda absorto en lo que hace así puedes tu quedar absorto ante la inmensidad que la vida te regala.

Recuerda el tamaño de las adversidades no son lo importante sino el tamaño que tienes tú. Si te sientes pequeño sólo necesitas recordar que en tu interior siempre puedes permanecer de pie y crecer, levántate sobre tus limitaciones y constrúyete como un ser humano nacido para tener una vida extraordinaria.



CarDa
Equipo de SoyFeliz