28 de enero de 2010

Un gran viaje...


Muchas veces nos toca derrumbarnos, nos viene un colapso y caemos en un estado donde todo parece perder sentido. Sin embargo, si escuchamos atentamente, ese estado suele señalarnos una dirección donde todo recobra nueva vida. Nada, por muy doloroso o difícil que parezca se queda permanentemente, siempre es como un rio que fluye y aunque ciertos pasajes son tormentosos y abruptos, suelen desembocar en tranquilas playas.

Sólo terminamos confundidos y perdidos cuando dejamos que éstas aguas se estanquen, sólo cuando dejamos que su a veces doloroso y nauseabundo olor se queda anclado en nuestros corazones, dejamos de ser libres. Si nos permitimos correr sin detenernos, sentiremos una renovada energía, una renovada transformación que nos llevan de un nivel a otro de mayor comprensión. No un nivel superior sino un nivel de mayor claridad, de mayor madurez, de mayor paz. Lo importante es no olvidar que ese rio nuevamente tocara angostos y estrechos lugares, caídas y tormentosos despeñaderos, pero es ahí donde al haber entendido su flujo quizá estemos mejor preparados y más livianos para seguir su viaje.
 

Al final llegaremos indefectiblemente a ese océano que nos espera para cobijarnos en sus brazos, para envolvernos en su inmensidad, para transformarnos en una esencia que entendió el viaje y que ahora se regocija en ese silencio, en esa poderosa expresión llamada VIDA, quizá para nuevamente iniciar otro gran viaje.

Gracias por compartir este inmenso viaje, algún día descubriremos la unidad subyacente que nos sostiene a todos.


CarDa

25 de enero de 2010

La Paz

La PAZ no es le resultado de enfrentarse a la violencia, de oponerse a la guerra, sino estar total y absolutamente libre de miedo, libre de violencia. La PAZ no es un estado de inacción sino acción total que surge de la percepción completa de nuestra relación con la vida