27 de enero de 2011

Instantáneas

Lo único que vemos de una persona en cualquier momento es una instantánea de su vida, ya sea de su riqueza o pobreza, de su felicidad o desesperación. 

Las instantáneas no muestran el millón de decisiones que la condujeron a ese momento.

Richard Bach

25 de enero de 2011

Los pensamientos

Los pensamientos son extraños, no hacen daño mientras no los creemos ciertos o falsos. 
Son como hojas que las mueve el viento.
En el momento que los hacemos nuestros, pueden construir, destruir, levantar barreras, unirnos, dividirnos... 

Qué ocurriría si sólo los dejamos pasar sin apropiarlos??

21 de enero de 2011

Los opuestos

Entender que la vida está siempre en equilibrio entre los opuestos y que el encuentro de ellos es la única forma de crecer, no siempre es fácil. Sin embargo cuanto más tardemos en comprenderlo,  más perdidos y confundidos seguiremos.

La existencia de un opuesto en nuestra vida sólo está para enseñarnos y mostrarnos o una fortaleza o una debilidad.

20 de enero de 2011

La riqueza

Todas las riquezas tienen su orígen en la mente.
La riqueza está en las ideas no en el dinero.
Robert Collier

16 de enero de 2011

El Secreto

El secreto para transformar el mundo está en el corazón del ser humano, en el poder del verbo y su capacidad de llevar a la acción sus pensamientos. De ahí que en nuestras manos tenemos el arma más poderosa... El Amor, que crece en el corazón se expresa por la palabra y convierte los sueños en realidad a través de la acción.

11 de enero de 2011

Un espacio

Un espacio para el silencio, pueden hacer la diferencia entre el trajín diario y el despertar del alma.

Un espacio para el amor puede transformar tu vida y convertirla en un privilegio y un milagro.

Comenzar a vivir

La tragedia de esta vida no es que termine tan pronto, es que tardemos tanto en empezar a vivirla. 

W. M. Lewis

5 de enero de 2011

Gratitud

Cuando sientas la falta de lo que no tienes.

!Da gracias a Dios por lo que tienes!

Jim Stephens

Esa es la mejor forma de ver que el peso de las bendiciones siempre supera a la de las desgracias. 

Con frecuencia somos más detallistas al contar los sufrimientos que al agradecer por las alegrías, a ellas generalmente las damos por supuestas. No caemos en el hecho de que cada aspecto de nuestra vida está lleno de bendiciones.