6 de septiembre de 2011

No siempre todo estará bien ...

Si buscamos siempre que todo esté bien,  probablemente nos sintamos defraudados, a veces perdidos y rencorosos, a veces sintamos que nada funciona y que todo esto no es más que un simple engaño, quizá nos sumerjamos en una profunda depresión y protestemos de la vida que llevamos.


La verdad es que, no siempre las cosas estarán bien, que no hay un cuento de hadas, que habrá momentos difíciles, que sentiremos el dolor ante la partida de las personas que amamos, que sentiremos el vacío de la soledad, que veremos desplomarse nuestros sueños, que perderemos la fe, pues nuestras plegarias parecerán extinguirse en la obscura noche.


Muchas veces las cosas no estarán bien, busquemos la ayuda que busquemos, leamos lo que leamos, la noche siempre estará presente. 


Sin embargo, si nos quedamos quietos el tiempo suficiente, si dejamos de huir y buscar consuelo o refugio, probablemente desde ese silencio surja la clara comprensión de que a pesar que  la vida es tremendamente cambiante, que nos lleva por hermosas playas y tranquilos parajes, que nos lleva por escarpadas montañas y peligrosos riscos, que  nos acerca al vacío y al dolor,  que  nos encuentra con la dicha inmensa y la paz silenciosas del amor, y sin previo aviso nos sumerge en el fondo oscuro del mar … es infinita en su abundancia, es infinita en sus oportunidades, es infinita en su capacidad de transformarnos.


Quizá el secreto no esté en el buscar que todo esté bien, sino en sumergirse y convertirse en uno con ese movimiento increíblemente vivo, en ese movimiento que no conoce la seguridad, que siempre se está renovando, reinventando, transformando, muriendo y naciendo de instante en instante.


Quizá si dejamos entrar el amor en el corazón, podamos vislumbrar que el dolor radica en separarnos unos de los otros y convertirnos en furiosos guerreros que quieren atrapara todo lo que los demás tienen, que el dolor radica separarnos de la vida y creer que la podemos controlar, o descubrir sus secretos, entonces  quizá descubramos que todo el secreto este en uno mismo esperando ser descubierto.


Sólo por hoy ama la presencia de los que te rodean porque en ella quizá descubras la tuya.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que tal, quisiera saer si pueden hacer un post sobre cómo enfrentar cuando se rien de uno, es que a mí me hace sentir muy mal. Lo que me molesta es que voy dejando de hacer cosas porque siento ya que se van a volver a reír de mí, y me molesta no poder hacer lo que quiero...me voy quedando sin hacer nada, sólo por lo que piensen los demás. Cómo se hace para que no nos afecte?

Espero su respuesta,
Saludos

V.