23 de octubre de 2012

El valor de tus decisiones

Todos vivimos haciendo elecciones, tomando decisiones, de ellas depende el futuro... 



La vida es interesante, muchas veces parece que podemos hacer lo que sea, especialmente cuando somos jóvenes no parece haber obstáculos ni fronteras para nuestras acciones. Olvidamos que aunque tenemos una gran libertad y podemos elegir nuestro destino, no podemos romper las leyes naturales que gobiernan las consecuencias de nuestras acciones.

Aunque desconozcamos estas leyes, aunque pensemos que siendo indiferentes ellas no aparecerán, esas leyes inmutables gobiernan nuestra vida. Sabes… la sabiduría de la vida es asombrosa, tenemos toda la libertad de elegir nuestras acciones, de tomar decisiones, pero somos incapaces de controlar las consecuencias de esas decisiones o acciones. Las leyes naturales que gobiernan los resultados son implacables lo creamos  o no.

Si tomas las decisiones correctas, si eliges vivir en armonía con la naturaleza, en armonía con el amor, en armonía con toda vida, las consecuencias ciertamente estarán en sintonía con esas decisiones. Por el contrario si decides tener un estilo de vida donde el descanso, la buena alimentación, el ejercicio adecuado, el afecto, el cultivo de lo bueno no existen, verás que tarde o temprano tú salud se deteriorará, sin importar cuan importante o cuan acaudalado seas, sin importar el éxito que creas haber alcanzado, te llegará una sensación de vacío y desdicha interior. 

El éxito en la vida  no sólo depende de lo que logras o alcanzas sino cuanto creces como ser humano, de cuanto entiendes a cerca del valor que tienen tus acciones y tus decisiones, tienes la libertad más importante, la libertad de elegir tu destino en cada acción y decisión que tomas. Nunca olvides que puedes crear todo lo que quieras en tu vida, siempre y cuando no te hagas daño, no hagas daño a los seres humanos que te rodean, y no hagas daño al medio ambiente donde vives. 

Como ser humano tu labor más importante es tener una vida con significado y valor, escucha tu voz interior, descubre tu misión y vive una vida de abundancia y aunque muchas veces sientas que estás equivocado, recuerda que siempre llegará a ti la bendición inmensa de esa fuente de vida que yace en tu corazón.

No hay comentarios: